Hola queridas almas penantes..

Nueva presentación más tierna y el mismo contenido perturbante...

Twitter: @AleejaMC

martes, 14 de mayo de 2013

EL ARTE DEL SUICIDIO






Sentía ese olor a tristeza, ése que solo muy pocos conocemos, sentía un hueco, grande y vació en donde se supone que debería estar mi corazón, sentía mis ojos pesados, estaban agotados, de tanto ver el sufrimiento, de tanto llorar, mis manos no podían más, ya habían escrito muchas palabras sin sentido, muchas palabras de agonía pura y aun así, yo, sola, seguía sentada en aquel frio mueble, saboreando el sabor a vino amargo que tomaron mis labios después de probar aquella copa, soportando mi insulsa vida.


Sabía que cada una de esas fuerzas y esperanzas habían desaparecido hace tiempo de mi cuerpo. No encontraba consuelo alguno en nada de lo que me rodeaba, mis amigos se cansaron de mi negatividad, mi familia suponía que era otra rabieta de adolescente, el licor pasaba seco y amargo por mi garganta, el cigarro solo era ceniza en mis labios, la música no hallaba lugar en mi cabeza, el sexo solo era pasajero, solo quedaba yo, y mi desdicha.


Esta depresión se adueño de mi, era como una sombra, gran oscuridad que caía delicadamente en mi soledad.


En mi cabeza había una pelea entre mis ganas de abandonar o de seguir adelante. Pensaba en todos, créeme, en todos pensé, ¿Me extrañaran?, ¿Les haré daño si los dejo? Pero ellos me dejaron a mí, sólo les haré un favor, ellos seguirán su vida, siendo felices y olvidándose de mi, ¿Lloraran por mi? ¿Creerán que fui muy estúpida? ¿Se sentirán culpables por no poder ayudarme? A ese punto mi cabeza iba a explotar. Dejé resbalar la copa de vino entre mis dedos, cayo lentamente y fue maravillo, ver el liquido oscuro manchando bruscamente el suelo, me agache y recogí un gran trozo de lo que quedaba de la copa, la detallé, era hermosa, brillante y fina, como el cielo, ese cielo que no esta sobre mi pero que antes de caer en esto yo solía mirar, era preciosa, como la luna que brilla cada noche para la gente que esta completa. Lidie mi cabeza solo un poco, estire mu muñeca izquierda y roce suavemente el trozo de vidrio sobre mis venas; sentía como la sangre se movía rápidamente por esos pequeños conductos, ¿Qué si tenia miedo?, No, querido amigo, yo ya no sabia que era eso, literal no podía sentir nada que no fuera dolor, solo quería sufrir. 


Con el trozo de vidrio me perfore la piel, no se si llegue a rasgar una vena, no lo se, la herida fue bastante grande pero fue lo mas tranquilizador que halla llegado a sentir Me gusto ver la sangre roja, la sangre contaminada, esa sangre llena de odio y dolor, escurría por montones en mi frágil y perpetrado brazo a una velocidad bastante rápida, mancho mi ropa, el asiento, el suelo, mi cara y hasta la pared, cuando se me ocurrió pasar la mano por ahí. Me recosté y empecé a tararear una canción de cuna un tanto perturbadora mientras me cortaba mi otro brazo de manera vertical, desde el codo hasta mi muñeca. Me sentía mareada, pero suspiraba aliviada.

Creo que pasó bastante tiempo, la sangre de mis brazos se hallaba en todas partes, como pude me levante y decidí que desangrada no era la forma en que deseaba morir; recordé que entre las cosas de mi padre habían muchas sogas. Fui a su habitación, dejando todo rojo a su paso, cogí las cuerdas me fui hacia las escaleras, de un lado sujete la soga al extremo mas alto mientras en la otra utilizaba mis conocimientos en bodage para hacer un perfecto nudo corredizo, era difícil, mis manos estaban muy débiles, yo estaba débil, pero lo logre, ahora estoy parada en el borde del la escalera más alta, espero no caerme aun, estoy poniendo el nudo delicadamente en mi nuca, no tengo miedo, no siento nada, no quiero vivir cinco minutos mas, voy a saltar, dicen que el suicidio es la salida mas cobarde, pero mis querido amigos, déjenme decirles que también es la salida más segura

.