Hola queridas almas penantes..

Nueva presentación más tierna y el mismo contenido perturbante...

Twitter: @AleejaMC

martes, 30 de abril de 2013

ESTA VEZ NO SERIA IGUAL.







Ustedes saben que a las abuelas les encanta contar historias, y la mía no es la excepción. Mi abuelita suele sentarse en su silla mecedora mientras yo me acuesto en el suelo cerca a ella. Sus historias siempre varían entre sus amores de cuando fue joven, de la época que ella vivió en la finca, el maltrato que le propinaba su esposo, en fin; siempre era el mismo tipo de historias, excepto una vez.






Yo estaba en la habitación viendo televisión, como siempre. Mi abuela en la cocina cantando en un tono melancólico uno de sus boleros favoritos. Mi programa entro en comerciales y decidí ir a escuchar a mi abuela mientras volviera a comenzar la película. Entre en la cocina, ella me miro y me dijo: 


- Mamita, siéntese, hágame compañía.


- Bueno abuelita. Dije mientras me acomodaba en una silla cercana. De inmediato supe que me contaría una buena historia, digna de escribirse.







La familia Marín, siempre fue muy buena, de esas familias que conoce a todos sus vecinos y esta pendiente en ayudarlos a toda costa. La madre, siempre atenta, y entregada totalmente a su hogar, se le podía observar en el antejardín de su casa con el delantal puesto y su cabello siempre recogido en una perfecta cola de caballo; Él padre humilde y trabajador, siempre bien puesto salía a todos los días a las 6 de la mañana a su trabajo de salario mínimo, se podía notar el orgullo que traía mientras acomodaba sus gafas; la pequeña, 8 años y extrovertida, cabello negro, envidiablemente hasta la cintura. Todos muy felices.






No muy lejos, a unas cuantas casas de la suya, vivía una pareja, Ana y Alonso. Ellos siempre fueron muy especiales con la chiquilla hija de los Marín; tal vez ocultando su pequeño secreto de que nunca pudieron tener hijos, o eso pensaba la mayoría de los vecinos.


Era más el tiempo en que la niña pasaba con sus vecinos que con sus padres. Ella pasaba horas en la casa de sus vecinos, era muy consentida, le tenían mil y miles de juguetes para la diversión de ella.






¡Que tierno! – pensaban todos.






Cierto día, Ana fue a visitar a su vecina, bueno, más bien a pedirle permiso de llevarse a la pequeña a un viaje familiar a Ginebra por unos días, al principio la madre no estuvo muy de acuerdo, pero termino accediendo a su petición. La niña emocionada junto a su madre organizaron una maleta con todo lo que podía necesitar para el viaje. Arreglado todo se decidió que la niña pasaría la noche con sus vecinos pues saldrían temprano en la mañana a coger el bus que los llevaría a su destino, no hubo problema.






Esa noche la madre no pudo dormir bien, era la primera vez que la niña no dormía en su casa, el padre cansado trataba de calmarla:


- - Mija, la niña va a estar bien, no ve que Ana y Alonso, son buenas personas, no le pasara nada, mejor duérmase.


- - Ay, pero que tal que… .La señora sacaba una mil excusas, ¿Estaba preocupada, estaba celosa? No sabía en realidad que pasaba. Pensó y pensó y durante la noche recordó que no había guardado el vestido de baño de la chiquilla, tomo eso de pretexto para ir a ver a su hija por ultima vez antes que se fuera por 3 días










La señora alcanzo el bus en el que viajaban sus vecinos, subió y los encontró sentados, Alonso alcanzo a verla y se paralizo.



- - ¿Que hace usted aquí, vecina?


- - Pensé que no los alcanzaría. A Marianita se le quedo el vestido de baño y se lo traje para que no tuvieran que comprar otro por halla, que pena.



La pareja se miro. La niña estaba en brazos de Ana, tapada hasta la cabeza por una cobija azul.


- - Bueno, yo me bajo. Déjenme despedir de mi hija.


- - ¡NO! – Gritaron la pareja de esposos.


- Ella esta durmiendo. Dijo Ana; se volvieron a mirar.






La madre de la niña se acerco a tocar a su hija, y en un grito agudo descubrió a su hija, pálida, con el cabello corto, y siendo utilizada como maleta para un gran cargamento de cocaína para la guerrilla. Sí esa era su hija o al menos solo la piel…


… 

Al terminar su historia, mi abuela me dijo:



- - Bueno mami, vaya vea su película pues.



Me retire lentamente con cara de trauma.

miércoles, 3 de abril de 2013

CARTA PARA UNA PERRA




Hay personas que despiertan en ti ese instinto asesino. Yo soy una chica de buen carácter, para que alguien me conozca realmente enojada tiene que ser algo grave. Ésa flaca desde que la vi note ese aura pesado, supe que realmente no era una buena persona (si es que puede llamársele persona), tal vez no sé si soy muy egocéntrica y narcisista, pero estoy segura de que ella quiere mi felicidad.



Carta a una perra:


Pobrecilla chiquilla, escondiéndote bajo esa mascara de perra suelta sin bozal, lo único que realmente buscas es amor. Te escabulliste a mi vida como una lombriz de tierra, sucia y babosa. Me alejaste de lo que yo creo que era la persona más importante en mi vida; aquella locaza que sabía mi vida al derecho y al revés, te la llevaste, la hipnotizaste como una buena víbora y la alejaste de mí. Ahora esa que decía que yo era importante, ni me habla, se pone en contra mía diariamente y siempre te da la razón, ¡Bien hecho!, a ti, maldita. ¿Qué quieres? ¿Una amiga? Ahí la tienes, dispuesta a ti, dispuesta a llévate a conocer gente para que te sientas llena con sus vergas dentro de tu concha. ¿Qué? ¿No te es suficiente? Oh cierto, tú quieres el amor que nunca sentiste, por eso mendigas te exhibes como carne, para recibir ese cariño de hombres sin autoestima, Jam créeme, no lo tienen si son capaces de meterse con semejante guarra.


Sabes hubiera sido más fácil si solo te hubieras llevado entre tus garras a esa que consideraba “mi hermana” , hubiera sobrevivido, hubiera pasado, la podría volver a recuperar, ¡Sencillo!; recuerdo cuando yo le decía, “Ella no me cae bien, no sé, algo pasa ahí.”, ella me decía , “No, como se te ocurre, si ella no mata ni una mosca.”, Jam, exacto morronga, tu no las matas, te mas comes como la buena reptil que si eres. Pero no, no te basto con eso, siempre quieres más, quieres más de mi vida, más de mi felicidad, quieres a las personas que están a mi lado, ahh mugrienta, dime ¿Por qué yo?, ¿Qué tuve de especial?,¿No hubo otra perra a la cual robarle su dignidad?. Dicen que entre perras se entiende; si yo soy una bicha, pero tu mi amor, tu eres una cucaracha, una ratica fea, de esas que salen de una alcantarilla a media noche, créeme hay muchos animales con los que te puedo comparar, al fin y al cabo te comportas como todos ellos, te dejas llevar por tus instintos y luego te le pegas como una pendeja garrapata al primero que te muestre amor. Ahora realmente entiendo porque tu ex –novio te termino; hasta me da pesar del pobre hombre, cegado por tu veneno y no se daba cuenta de que te comías a cuanto palo veías, pobre chico parecía un venado con los cuernos que se mandaba, lo hiciste perder tanto tiempo al lado tuyo, pero ¿Sabes que es lo que más me da risa? ¿Lo sabes? Lo que decías amarlo, maldita mentirosa y embustera, déjame decirte que si uno ama a una persona, se le respeta y se le es fiel, pobre hombre…


Mis amigas me dicen: “Calma mujer, no vale la pena”, y yo lo sé, tu no vales ni una pinche sonrisa, falsa; pero no tuve el valor de desaprovechar la oportunidad de contarle al mundo de quien eres tú, hasta deberías agradecerme, después de esto muchas personas querrán conocerte, querrán conocer a esa chica que es bella por fuera y está podrida por dentro, hasta tal vez puedas volverte famosa y así tendrías más penes a tu disposición.


Bueno tal vez pueda seguir con mi historia ahora; no sabes cuantas veces he soñado con partirte la cara, tal vez si lo supieras no harías todo lo que haces, en fin. Seguiste buscando más personas a quien alejar de mí, a las perras no nos importa nada, yo lo sé, pero de verdad ¿Era necesario llevarte a lo que también un día consideré mío?, ¿Aquel al que yo llamaba “mi luna?, ¿A ese idiota por el que lloraba y aún recuerdo que amo?, no encuentro razón alguna, la verdad en estos momentos no me importa de a mucho de quien fue la idea, quien se le ofreció a quien, no me importa, eso no se hace, nunca se puede llegar más bajo que en el momento de meterse con la persona por la que otra tiene sentimientos fuertes. Ja, sí que ironía, devolviéndonos en el tiempo eso es exactamente lo que yo hice, si, si, ya en mi vida he tenido suficientes encuentros con ese viejo amigo llamado Sr. Karma y Mr. Destino, me han atacado tanto que llegue a la conclusión que por todas las cosas malas que he hecho, me sucedes otras cosas el doble de malignas. Tal vez el destino y el karma me han atacado tanto que empiezan a crear un lazo romántico, se enamoraron perdidamente de mí, y simplemente no pueden ser felices si no me ven tirada en el suelo retorciéndome de dolor, si eso debe de ser. Tal vez solo tal vez llegue a considerar que lo que tú estás haciendo sea una consecuencia a lo que yo hice hace algunos meses, tal vez lo merezca, pero eso no quita mis pensamientos sobre ti sucia, mi mente se calma sabiendo que si me sucedió a mí, no muy adelante te sucederá a ti y sufrirás eternamente por todo el daño que has causado, tal vez, sí, te quedaste con él , y arrebataste el mas mínimo sentimiento bueno que quedaba en mi corazón, solo espero que el no sufra por sus acciones, porque a pesar de que el también lastimo mis sentimientos y dejo heridas grandes, mi amor por el sigue intacto; pues quizás él no lo notó , pero lo que yo sentí fue verdadero, no le hagas daño perra, al menos dale buen sexo, aunque tampoco creo que lo hagas muy bien que digamos.


Ah zorrita, de verdad ahora pensándolo bien, no podría llegar tan bajo al comparte con un animal, no creo que en el mundo exista bestia tan inmunda, sin sentimientos y sin cerebro; ni se podría llegar a decir que piensas con tu vagina, no se de verdad que ven en ti, una cara bonita ¿Y qué más? ¡NADA MAS!, porque cuca tenemos todas. Por favor, cuéntame tus secretos ¿Cómo haces? ¿Qué maquillaje es el que usas para ocultar todo eso a lo que le llamas ser?


Mujer sarnosa, ¿Qué pasa? ¿Ahora también te metes con mi familia?, ¿También te los tienes que follar a ellos? Ja, solo falta que te metas a mi casa, pero no me sorprendería, un día de estos llego a mi hogar y estarás ahí sentada en la mesa del comedor, “sentada”, JAJA, sí, porque como eres tú, estarías en cuatro o echada perrita.


Morronga si no, si tú supieras nada más, a veces comprendo tu actitud, sufriste tanto , nadie te quería, tus años en el colegio fueron de lo peor, no aprendiste a ser persona a pesar de que todos estaban en tu contra, ¡TODOS! , y tu haciéndote la víctima, te escudabas con tu abuelita, sí, esa que no sabe cómo es su nieta. Fue bueno para ti, empezar a estudiar en otro lado, claro te muestras como otra, ¿Por qué no les cuentas como eras antes?, a ver qué triste historia, ¿Te recuerdo? “…Y ella lloraba y lloraba, vivía entre un mar de lágrimas, fue reconocida por sus asquerosas lágrimas de cocodrilo, se hacia la sufrida porque nadie la quería, pobrecita hay que tenerle pesar a la pendejita, no pudo ni defenderse y cayó en depresión, o eso pensaba la triste abuelita…” ¿SÍ? ¿Te acorde de alguna historia en particular?, Si, ¿La tuya malparida? Qué triste debió se tu estadía en el psiquiátrico, tal vez todos sabía que sí estabas loca y hasta hablando de depresiones, que patética pequeña muñeca de trapo, ilusa, de verdad que hasta escribir estas palabras me provocar ganas de salir corriendo y hacerte sufrir, tanto mentalmente como físicamente, tal vez “Ahora a los amantes se les llama mejores amigos” tome sentido realmente. Podría tomar tu cuello lánguido y retorcerlo lentamente, herirte hasta el alma y dejar que tu sangre recorra mis dedos, solo por el placer, solo por el placer de conocer personalmente a esa niñita llorona que se esconde bajo esa coraza de puta y chica valiente, ridícula nada más te has de ver, que divertido seria verte gritar de dolor, para que veas que no es bueno. Y tú por ahí, repitiendo... “Ay! Ella me cae bien, quisiera hablar con ella…” Ni lo intentes, no quiero ni sentir tu presencia, tal vez yo no haga nada, o quizás…Por ahora espero, todo sucederá a su tiempo. No serás feliz y dejaras que el destino te condene por el resto de tu triste y falsa nueva vida. Te acordaras de mí.


Con mucho cariño: Luna carmesí.


De una bicha para una perra.


XOXO