Hola queridas almas penantes..

Nueva presentación más tierna y el mismo contenido perturbante...

Twitter: @AleejaMC

domingo, 31 de marzo de 2013

EL ACTO FINAL


Un beso, un inocente beso fue el detonante de este embrollo. Los pensamiento volaban por su cabeza como si fueran mariposas en un campo, esa sensación de que su cuerpo está siendo estrangulado de adentro hacia afuera, dejando con sigo ese vacío en la garganta que se había unido a ella esa precisa noche. Confundida empezaba a retratar cada uno de los acontecimientos, indagado en su mente como un atroz  topo que intenta alimentarse, como una chiquilla inquieta que quiere armar un rompecabezas; un acto de locura tal vez, quizás había algo malo en el ambiente aquel día, no había coherencia alguna, para ese instante el mundo era el reflejo opaco de una laguna.
Comenzaron los sueños que incluían a este hombre, un hombre con el que nunca se le pasó nada por su mente, con el que jamás tuvo un mal pensamiento, el hombre de quien en lo absoluto llego imaginarse que iba a soñar.
Cegada por el encanto de aquel ser tan supremamente lejano y a la vez tan cercano, se dejó llevar por las barbaries que expulsaban aquellos labios incandescentes; desconectó funciones básicas como la razón y la sensatez, por primera vez  dejo de lado la inteligencia y se guio por lo sentimientos.
Ahora ella susurra su nombre en el viento constante, mientras su cabeza inventa esa melodía sin sentido que persigue su cordura.
La imagen de su amado era reflejada a cada minuto de su vida como aquel caballero que salva su doncella de un futuro ruin, aunque físicamente era poco y nada lo que compartían, él permanecía al lado de ella en su mente y en su corazón como el calor inminente que queda después de apagar una hoguera.
Inocente, sueña con la relación perfecta. Claro perfecta para ella nada de cuentos de hadas, ella quería una sola realidad que inunde su alma de felicidad. Se le puede observar segura sonriendo porque había encontrado a un ser muy especial, por fin lo que anhelaba. Al sentir sus labios en los de ella lo que la rodeaba desaparecía y él se convertía mágicamente en su universo de colores. Él hace su mundo más bello y cada día que pasaba ella se volvía más sedienta de su amor, de su cuerpo ardiente; Oh cierto como olvidarlo, su cuerpo ardiente, capaz de hacerla llenar de emociones, disfrutaba su tacto milímetro a milímetro, cada caricia, cada beso, cada embestida, cada suspiro para ella era perfecto porque así sabía que en ese momento las cosas no podían estar aún mejor.
Su presencia era suficiente para acelerarle y frenar los latidos de su corazón, pues la euforia era una al ver esos ojos y otra al ver esa sonrisa que le fascinaba a aquella chica, tantas sensaciones por solo una ojeada, era desconcertante.
Privilegios, un honor para ella; sensación de dioses y néctar de las praderas el poder decir a aquel ángel buenas noches, ten dulces sueños con una doble intención traviesa de que ella haga parte de lo dulce que acompaña a su mente mientras descansa su cuerpo. Ésas ganas que apodera rápidamente a su ser de querer estar al lado de él, solo porque se siente protegida entre su mano y su pecho. Su sola estadía juntos era para ella imprescindible pues en el fondo sabía que a pesar de que su relación era implícita, sus sentimientos no cambiaría, no importaría la crítica audaz de algún individuo secundario de poca importancia pues todo en ella le pertenecía ahora a él.
- Realmente lo amo. Pensó la pelirroja mientras acariciaba un gato y le sonreía a la luna.

Y así fue con un acto de insensatez que a partir de palabras ella se enamoró perdidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario