Hola queridas almas penantes..

Nueva presentación más tierna y el mismo contenido perturbante...

Twitter: @AleejaMC

domingo, 31 de marzo de 2013

Ahora a los amantes se les llama mejores amigos


No  se si sea personal, no se si sea real, pero, de lo que estoy muy segura es el hecho de que ya no existe no una sola gota de pudor.
QUERIDO DIARIO:
Cuando las cosas seguían igual, me encontraba escribiendo unas tiernas palabras de amor a mi novio, que no hacía  mucho, habíamos cumplido seis meses juntos. Yo realmente lo quería, pues siendo la primera persona de la cual me había enamorado, era imposible dejar de pensar en el. Gustavo, era un guapo joven de veintitrés años que practica natación .por lo cual tenía un cuerpo de ensueño y sus sedosos cabellos caían suavemente detrás de los zarcillos que traía en sus orejas; realmente era imposible pensar que tan majestuoso hombre era solo mío. Cuando me encontraba en un bar con mis amigas, ellas no parecían importarles la idea de que  yo tuviera esta relación con Gustavo y, aunque muy en el fondo yo sabia que había algo mal, me deje de preocupar por insignificancias, tratando de hacerme creer a mi misma que tan solo era el estrés causado por la época de parciales en la universidad.
Cerca de mi cumpleaños numero veinte, en  toda la flor de mi juventud, Gustavo me llamo, su voz era seria (eso era muy raro en el porque siempre a sido un chico extrovertido y nada calmado),Me dijo que no fuera a hacer nada la noche anterior a mi cumpleaños, que el deseaba hablar en esos momentos conmigo, Por supuesto  le dije que yo también deseaba compartir y disfrutar esas preciadas horas, el tan solo se río secamente, me dijo que ya era hora de colgar, me despedí tiernamente y al instante tan solo escuché el sonido de una llamada finalizada. Eso me puso pensativa y me preocupaba; pensar que realmente había hecho algo malo, esa noche no dormí tranquila. Con los días, mis amigos notaban mi lejanía y me preguntaban preocupados que me sucedía, pero no me moleste en contarles nada de aquella llamada.
El tiempo paso muy pronto y ya era sábado por la tarde, al día siguiente era mi cumpleaños 26 de junio y el ese día tendría que haber organizado todo para mi celebración. Totalmente despreocupada e intrigada por mi encuentro con Gustavo, me arreglé y Salí a encontrarme con el, sin pensar en los preparativos de mi fiesta.
El me estaba esperando en su camioneta, nos saludamos de un beso muy seco y nos fuimos callados todo el transcurso, cuando llegamos al restaurante nos sentamos en una mesa alejada de todos y pedimos unas copas sin siquiera mirarnos, de pronto llegaron un par de mariachis y mi novio saco un gran oso de peluche blanco y un ramo de rosas rojas, mi alegría había vuelto a mi cuerpo, yo recibí las cosas sin la menor señal de  preocupación, sin pensar, que sorpresas como esas tan solo son indicios que una infidelidad esta al borde de tus narices.
Mi cumpleaños fue espectacular, poca gente asistió pues siempre fui reservada al escoger mis amigos. Por supuesto Gustavo fue y un grupo de buenos amigos de la infancia estaban presentes, algunas me comentaban que al ver a mi novio le traían mala vibra y que yo era mucho para ese pobre infeliz; yo solo las miraba y sonriendo les decía que lo que importaba era nuestros sentimientos.
Cuando se acercaba el tiempo de entregar la tesis final me sentía muy distanciada de el, ya no lo veía y siempre que quería verlo el se encontraba con su mejor amiga, yo la verdad no entendía porque eran tan unidos. Fue un lazo de “amistad” en el que compartían más que un matrimonio.
MARIA FERNANDA REBOLLEDO era la chica que me estaba quitando a mi novio, la chica que cada día lo separaba mas de mi. Fernanda, era una chica voluptuosa y con una larga cabellera color negro ébano, Obviamente nada parecida a mi, más bien esbelta y con mi lindo cabello corto color castaño claro, toda una chica de casa…con Fernanda no había hablado mucho, tan solo habíamos cruzados unas frases pero sentía la hipocresía de sus palabras, de sus mentiras, de sus decisiones y sobretodo de su maldad.
Un día, Gustavo me llamo a mi casa y me pregunto si podría ir un rato a visitarme, yo le dije  por supuesto, que llegara cuando quisiera, apenas colgamos arreglé un poco mi cuarto y me retoqué el maquillaje de mi rostro…Impaciente, esperé a que llegara el carro al frente de mi casa, Cuando lo vi llegar, mi corazón desbordó una alegría impresionante pero cuando noté que no estaba solo, mi corazón paro de golpe. María Fernanda bajaba de su auto, yo no lo creía, pero me tocaba disimular y recibirla igual de bien que a mi novio. Al entrar a la casa, Gustavo corrió a saludarme mientras Fernanda se paró en el marco de la puerta, con un aire de chica pre-pago. Al notar que se sentía incomoda le indique que entraran y que se sentaran mientras yo iba a la cocina a servir unos tragos de vodka. Mi novio me siguió y le llevo una copa a Fernanda mientras le decía que se conectara un rato a su red social para que no se aburriera tanto, ella aceptó y se sentó en mi escritorio a chatear con sus amistades...Justo en ese instante, Gustavo hizo un ademan para que lo siguiera al segundo piso, y pues yo cegada de lo que podría suceder, lo seguí por las escaleras; cuando entramos mi habitación, el aprovechó y puso seguro a la puerta, se dirigió a mi e inmediatamente me beso, en unos instante me perdí entre su boca, me dejé llevar por esos deliciosos labios carnosos y el dulce sabor a cigarrillo, mis manos enredándose entre su suave cabello y las suyas acariciándome la espalda me volvían loca ,Gustavo siempre sabia como dar un beso que me llevara por las nubes y me pusiera a imaginarme flotando junto a unicornios de colores; pero todo no fue tan lindo como creen, tan solo cuando sentí que mi novio intentaba quitarme la blusa recordé que  Fernanda estaba en la planta baja de la casa y no me sentía totalmente cómoda con la idea de intentar hacer el amor cuando ella pudiera estar escuchando, además, sería la primera vez que el intentaba tener un poco mas de “contacto”; entonces empuje levemente a Gustavo y le dije que lo sentía mucho, pero que no estaba preparada para estar por primera vez con un hombre; al parecer le molesto mucho mis palabras, al ver que no pudo hacer lo que quería, le dio un puño a la pared y salió de mi cuarto, yo lo seguí asustada pues nunca lo había visto reaccionar de tal manera; mientras yo bajaba las escaleras alcancé a verlo coger a Fernanda del brazo y llevársela a su camioneta para luego salir a toda velocidad por la carretera.
Eso me dejó muy consternada, pues no lograba imaginarme una razón lógica de porque se molestó tanto; me senté en mi escritorio a tratar de pensar pero de inmediato note que María Fernanda había dejado su cuenta abierta y yo podía ver todas las conversaciones que había tenido con sus amigos, al ver lo que podía hacer, pero sin dejar de pensar que no era correcto, busqué las conversaciones que ella había tenido con mi novio. Lo que encontré fue devastador.
Mensajes como: “Me encantas”; “tus manos son mágicas”; “Nadie me hace el amor como tu”; “TE AMO”... ¿Te amo? Por qué esta aparecida le decía esas cosas a mi novio!
Se supone que para eso estoy yo, para amarlo , pensaba yo, mientras una lagrima recorría mi mejilla roja por la ira que estaba sintiendo, tan solo en ese momento ,solo en ese instante fue que me di cuenta que ahora a los amantes se les llama mejores amigos, Yo no era una chica rencorosa ni vengativa ,pero en ese instante mi orgullo se consumió; desde aquel momento una pequeña hada se adueñó de mi poder , decidí que ellos iban a pagar por cada cuerno que me pusieron, por cada pluma que arrancaron de mis alas de ángel, por cada retazo de tela que despedazaron de mi vestido de princesa, no se como lo iba a hacer, pero jure que me vengaría.
Días después recibí una llamada de Gustavo pidiéndome disculpas sobre lo ocurrido aquel día, yo sabiendo lo que me ocultaba empecé a hablarle de una manera muy déspota y después de unos minutos, tras escuchar las suplicas mi supuesto novio, se me ocurrió preguntarle si le gustaba Fernanda; el rió nerviosamente y me dijo No! como se te ocurre, si ella es mi mejor amiga ,jamás pensaría algo así con ella, mi ira creció y prácticamente le grite por el teléfono “Me encanta que me mientas cuando ya sé toda la verdad”. Le colgué inmediatamente.
Pasaron las semanas y me olvide de mis pensamientos de venganza; una tarde iba saliendo de la facultad de medicina de mi universidad, justo veo a María Fernanda sentada en una banca de los jardines de alrededor, inmediatamente fui y me senté con ella; la salude muy amigable y ella respondió de igual manera, yo al ver que mi plan estaba funcionando decidí invitarla a mi casa a charlar un rato, ella dijo que por supuesto iría e inmediatamente nos fuimos en su auto hacia mi casa ,Yo no podía creer que fuera tan  fácil engañarla realmente- ¡ Jajaja !. Pobrecilla si tan solo supiera lo que le iba a suceder, al entrar nos pusimos cómodas en  el sofá de la sala, estuvimos hablando durante unos 10 minutos aproximadamente, luego me levanté y le dije que iba a traer unas bebidas, ella asintió con la cabeza ,mientras yo me movilizaba a la cocina.

Recordé que tenia un liquido para dopar en la alacena, sin titubear, agregué unas cuantas gotas de tan poderoso medicamento a su jugo de naranja y se lo lleve, Continuamos hablando unos minutos mas cuando noté que el efecto de la sustancia empezaba a funcionar, en un instante, Fernanda cayó al suelo dormida, dándole a mi plan de venganza un inicio; esa pequeña hada que vivía dentro de mi desde hace unos meses despertó a hacer travesuras, ¡Oh tan pequeña, pero macabra y siniestra hada! Jajaja
Arrastre el cuerpo de Fernanda hacia la parte trasera de mi casa, ahí la amarre muy bien a un asiento, me asegure de que no pudiera escapar… minutos después la chica despertó  y notó que algo andaba mal. Preguntó “¿Qué quieres?”...Yo, desde atrás me reí siniestramente y le dije –“No sabes lo que te espera, quien te manda acostarte con mi novio”...Tan solo me acuerdo que ella no paraba de gritar que no le  fuera a hacer daño, mientras sus lagrimas de desesperación caían, una una, sin esperanza alguna. Cogí unas tijeras y empecé a cortar lentamente su cabello negro, eso la desesperó aun más. ¡Ja!, como me gustó verle la cara, pero empezó a moverse demasiado, gritaba mucho más fuerte y la hada maligna de mi cuerpo me obligo a hacer algo al respecto para que cerrara la boca. Puse las tijeras en su espalda, le grite ¡CALLATE! Mientras se las enterraba firmemente, curiosamente no se silenció, entonces decidí meterla en agua hasta que no reaccionara, y sí, efectivamente Fernanda murió en mis manos, ahogada, sola, fea y desprotegida. Escondí su cuerpo inerte debajo de unas cajas. La pequeña hada se ha ido a descansar…por ahora.
Caí dormida en mi cama, teniendo pesadillas una tras otra, pequeñas escenas de terror en mi cabeza…No pude dormir más, pues el hada quería jugar.
Al día siguiente fue a visitar a mi querido novio, Toqué su puerta, me abrió y sin pensarlo dos veces me tiré encima de el para besarlo, el sorprendido me correspondió, Me acuerdo que lo mire, le sonreí y le dije que lo perdonaba que quería tener sexo con el, Jajaja si hubieran podido ver la cara que puso, el estaba feliz con la idea, me subió cargada a la habitación, me quite la blusa y el se acomodo en la cama, mientras el me besaba el pecho, me acerque y le di un gran beso tierno en el cuello y le susurre al  oído –“De esta no te salvas mi amor”, saqué un cuchillo que tenía escondido en mi jean y se lo enterré repetidas veces en el pecho mientras el gritaba y se desangraba lentamente en las sabanas blancas...Si ustedes hubieran podido ver lo increíble que se ve la sangre de un infiel derramada en la cama donde cometió la traición…Ya cuando supe que no había vida alguna en aquel cuerpo,  lo envolví entre unas cortinas, limpié mis manos y salí con la blusa ensangrentada rumbo a mi casa…Mi hada se puso muy feliz al ver lo que hice, ella me dijo que me iba a recompensar muy bien. Pasé dos días sentada en el piso mirando por la ventana, era un trance, esa no era yo.
Nunca pude olvidar el sonido de las sirenas de la policía llegando a mi casa, Personas uniformadas poniéndome las esposas y obligándome a entrar a una patrulla. Yo solo me reía mientras que pensaba que ellos jugaban conmigo a atrapar a la chica mala.

En la corte, me acuerdo las palabras que uso el juez para dar a conocer mis delitos.

 Culpada con los cargos de homicidio no premeditado en 2º grado…por la muerte de la señorita María Fernanda Rebolledo de 22 años, murió de asfixia inducida en agua y luego desmembrada el día 29 septiembre 2010.  Y de la muerte de el caballero Gustavo Ramos Ortiz de 23 años, murió desangrado por 38 puñaladas en la zona abdominal el día  3 Octubre 2010.
Todo era cierto, todo eso lo había hecho yo y me sentía orgullosa, ahora solo tocaba afirmarlo para que me pusieran mi condena.
Yo, Marcela Cortez  de 20 años acepto todos los cargos dichos por el juez.
Hoy les escribo desde la cárcel Estoy condenada a 12 años de prisión, no me arrepiento de haberlos matado, no deseo salir muy pronto pues acá tengo el suficiente tiempo para reflexionar sobre lo dulce que es la venganza. Por cierto aun escucho a aquella hada diciéndome que quiere volver a jugar con los guardas de mi celda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario