Hola queridas almas penantes..

Nueva presentación más tierna y el mismo contenido perturbante...

Twitter: @AleejaMC

domingo, 16 de octubre de 2016

No llores

El zorro tuvo la luna cuidadolo,  y por andar viendo las estrellas , la luna se transformó de roja a negra y se  ocultó en el  firmamento, el zorro se  perdió en el camino y nunca la volvió a ver..

domingo, 25 de septiembre de 2016

Por si no lo puedes leer

Ultimamente no estoy bien, no duermo bien, no como bien, no me siento bien ,no vivo bien. Te da tan igual enserio. Sabes que estoy sufriendo.
No quiero sentirme como una estupida enamorada rogando por atencion, no quiero que pienses que estoy loca.
Puede que sea un asco de persona, pero siempre que me necesitabas, siempre que me necesites estare ahi, y lo sabes. No quiero que eso sea asi. No quiero que mas adelante cuando sea feliz con otra persona y las cosas anden mal, vengas a buscarme por que sabes que soy algo seguro para ti. No quiero que suceda otra vez no me quiero sentir usada.
Sabes que es lo duro tener que aguantarme las lagrimas, salirme de clases por que no quiero que me vean llorando, y me pregunten que que me pasa, no quiero mas eso. No  quiero que la gente me vea mal, no quiero que me vuelvan a meter por alla. No no sabes de eso, tu no sabes que se siente llorar hasta quedarte dormido, no sabes lo que es sufrir por que te odias, ni por que estas perdiendo a alguien con el que soñabas todo. Obligarse a estar en silencio por que si hablas empiezas a llorar.
No entiendes qué es muy dificil para controlar lo que siento.
¿Quieres darte cuenta que valgo la pena, o tendras que esperar a cuando ya no este para nadie?
hablame

Mi pequeño zorro


Creo que tal vez llegué a conocer su alma. Temeroso y asustado se esconde bajo esa majestuosa sonrisa y bajo esos comentarios machista sobre la fornicación precoz y dicha extrema; pero yo se, que muy dentro de el algo se quiebra lentamente, y hay daños colaterales, el tiene miedo, sabe quien es el karma,lo conoce muy bien, el es el causante de sus desgracias, el teme, pues lo ataca diariamente,cada vez que conquista a una chica nueva, cada vez que engaña con su mirada penetrante,cada vez que ilusiona una pequeña ingenua,cada vez que regala un te amo o simplemente utiliza sus palabras de convencimiento para tener una noche de sexo desenfrenado, cada vez que el esta en su cuarto solo y deja fluir esas lágrimas que salen de esa parte astillada a los que algunos llaman corazón, el sabe que se encuentra solo y a pesar de todo, no cambia, dice ser astuto pero no tiene ni un pelo de zorro, solo es un hombre que se obliga a si mismo a sufrir por una soledad inexistente, por no decidir ser feliz realmente y vivir en aquel pasado lleno de penumbras y desosiego que tortura día a día su presente y impide un paso firme en su futuro. Yo amo a ese hombre perturbado y marginado social envuelto en ese manto de sentimientos bonitos, esperé que cambiara, aun lo espero, le prometí cosas que no pude cumplir, le falle, dejare que la culpa me acompañe a mi tumba, al igual que mis intenciones de esperarlo para pasar un resto de vida junto como una pareja de esposos que se aman y respetan a pesar de sus defectos, pues si ,el es el hombre perfecto para esta desahucida pelirroja lástima que no este a mi lado. Ven pequeño zorrito, dejame cuidar de ti.

Mil y una

Son mil y una las veces que he pasado horas pensando en que escribirte. Son mil y unas las veces que depositado en una hoja mis sentimientos hacia ti. También son mil y una las veces que pienso que nunca es suficiente, que aun no encuentro las frases perfectas para que puedas entender este remolino insaciable de emociones que se diluyen por mi cuerpo en un frenesí incandescente.  Los sentimientos ahora son mucho más fuertes que yo misma, arde en mi interior esa sed, esas ganas por cuidarte, por tenerte cerca, por verte sonreir.

Eres mi vida, y te amo de maneras inexplicables, te convertiste en una interminable  lista contradicciones. Eres mi luz y mi oscuridad, eres mi cielo y mi infierno, eres mi cura, pero también eres mi enfermedad y sabes, eso es bueno. contigo he probado el sabor más dulce, pero aun así me vuelves a mi realidad al probar tu  amargura.

Te amo porque le diste a mi vida luz, te amo porque me hiciste creer en sueños que solo son utopías, te amo porque me haces ser una mejor persona. Quiero pasar el resto de mi vida contigo, pues sé que viviré las mejores aventuras a tu lado. si estoy junto a ti, juro mantener viva la llama  del romance, creceremos juntos y estaré junto a ti en tiempos difíciles. Estoy dispuesta a ceder para mantener la paz y aceptar cuando estoy equivocada. Si mueres, prometo continuar viviendo por los dos.

Cada letra, cada palabra, cada frase, no son nada más que un espectro diluido de confusión en mi cabeza. Cada letra, cada palabra, cada frase son un reflejo del impacto que causaste en mi. Cada letra, cada palabra, cada frase es un pedacito de mi alterada realidad. Cada letra, cada palabra, cada frase es una muestra del amor fidedigno que crece como una enredadera rápidamente por los muros de mi alma. Cada letra, cada palabra, cada frase son los colores de ese manto que ahora me acompaña cada vez que doy un paso hacia el frente.

Mi amor, mi vida, podría jurarte mil cosas, y decirte una más, pero creo que ya mis cartas no sirven ya. Ahora lo que quiero  que  sepas es que realmente nunca  te dejare de amar.

viernes, 6 de febrero de 2015

LA LENGUA PARA QUE NO HABLE: diario de un salvador



Era una tarde calurosa, más de lo habitual, la onda de calor hacía eco contra el bullicio y los gritos de desesperación de la gente en la calle. Todo estaba mal, mis anhelos y deseos se desaparecieron bruscamente en el momento en el que vi a mi mujer sobre un charco de sangre en la acera. La escena era grotesca, pude ver a mi hijo, quien ella llevaba en su vientre, deformado de su forma natural en la maternidad. ¿Quién era ella para arrebatarme mi único camino a la redención?

Sentí como si el estómago me hubiera llegado a la garganta, recordándome lo que en tiempos pasados ya había sentido !Como la odiaba a ella¡ cómo me odiaba a mí.

Después de dos meses interminables de pasar cronológicamente por todos mis desgraciados recuerdos, lo supe. Lo vi, un pequeño ángel, de no más de 4 años, cabello castaño y muecas tristes, su padre lo maltrataba, lo golpeaba repetidas veces en su rostro, recordé a mi padre, el odio, el aborrecimiento, el rencor, resentimiento, entiéndame, debía salvarlo de ello, ustedes saben.

Me lleve al niño a mi casa, lo acogí en mis brazos y le di todo el amor que nunca podría haber conocido en su vida, y mientras le mostraba como usar los cubiertos para comer la cena no pude evitar salvarlo. Si, lo maté pero no me juzgues, no quiero verlos sufrir más, eso hubiera querido para mí, que me mataran, con tal de no recibir más golpes. Ahora, soy su héroe. Con esa criatura, sentí algo maravilloso que hizo que volviera a hacerlo. El enterrarle el cuchillo por su pecho directo al corazón, pude sentir su paz. Le corté la lengua, anhelaba probarlo, saborear su dulzura y nada mejor que éste músculo móvil dentro de su pequeña boca inocente para silenciar una vida de sufrimiento.

De los cinco niños que salvé, todos conocieron el amor gracias a mí, todos tenían sabores diferentes, realmente exquisitos. Es increíble, no tenía necesidad de cocinarlos, son seres tan puros que no quieres dejar escapar ningún sabor. Nadie se ha dado cuenta de lo que hago, soy muy reservado, los niños me aman y acuden a mí como un amigo, un apoyo para sus problemas. Además sus padres no los aman y jamás los buscarían, yo soy un buen padre, y me hubiera gustado tener a mi hijo para demostrárselo.

Esta mañana desperté, me he visto al espejo diferente. Ya no soy adulto, ¿pueden creerlo? Mis manos frágiles y mi cara redondeada están muy lastimadas por los golpes, debo huir de esta pesadilla, debo hacerlo rápido antes que vuelva mi papá. Este es el regalo que me da la vida, yo salvé a cinco niños y ahora puedo salvarme a mí. Día tras día voy cortando mi rostro y estómago, cada vez más profundo, cada vez con más facilidad, el cuchillo es frio como el alma de quienes me hicieron daño, espero que mi último día en esta insignificante vida se está aproximando, pues tengo algo planeado, cortarme la lengua para por fin tener el placer de probarme y sentir un poco de libertad.



Ya casi llega el día de mi salvación. Gracias a mí.

Escrito por : Laura Galvez - Alejandra Murillo

martes, 14 de enero de 2014

CRIMEN PERFECTO NO HAY



Felicidad, un estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. ¿Saben qué? Yo no sé qué es la felicidad, lo más cercano que estoy relacionada al término es la definición del diccionario.

Me encontraba sola en casa, las niñas estaban estudiando, como de costumbre; todo era normal, tan monótono. Fui a la cocina sin saber qué la libertad que deseaba estaba a punto de ocurrir. Tomé un vaso con café caliente y justo en el instante en el que lo pose sobre mis labios sentí varios golpes muy fuertes en mi cabeza. La taza cayó en cámara lenta y se quebró en mil pedazos. Mi visión se oscureció y me perdí en mi dolor. ¿Qué más puede sucederme?, ¿Ya no he sufrido suficiente? Supongo que en ese momento morí. Algunas personas creen que cuando se muere, el alma y el cuerpo quedan conectados, algo así como en un limbo; pues es cierto, yo podía observarme tirada en el suelo, acostada sobre una charca de sangre roja que manchaba rápidamente mi blanco atuendo, y seguía sintiendo aquel dolor interminable que aquejaba mi insufrible alma.

Esa persona que me estaba causando daño me arrastraba rápidamente para ocultarme. Pude observar cómo fue capaz de destrozar mi figura utilizando aquel cuchillo helado. Fueron interminables las puñaladas que propino sobre mi rostro y cuerpo. ¿Será que en mi subconsciente alguna vez desee que esto pasara? Yo pensaba en mis hijas, cada vez que el atacante arremetía seguidamente contra mí. No fui capaz de ver más lo que me hacia, pero sentía que era algo macabro, mi salvación, mi perdición. Lo que ese hombre estaba haciendo contribuía considerablemente en ese camino para evitar aquella pesadumbre que atormentaba mi cruel vida. Me resigne y simplemente me perdí del momento.

La entidad de investigación de la fiscalía encontró mi cuerpo en algún cañaduzal de la zona de Ibagué. Según lo que pude entender, mi cabeza fue lo primero que encontraron, estaba totalmente destrozada por las 57 puñaladas que me habían propinado. No ha muchos kilómetros del sitio, encontraron más bolsas con lo que serian mis manos, mi torso, mis piernas en las mismas condiciones. ¿Qué mente atroz pudo haber sido capaz de legitimar tal masacre? Las investigaciones comenzaron, los criminalistas trabajaban para reconstruir mi identidad, creo haber escuchado comentarios sin esperanza que mencionaban de mí “el crimen perfecto” , pero algo que no saben los asesinos es que el crimen perfecto no existe y que tarde que temprano el karma se paga. Las investigaciones siguieron, determinaron que mi agresor tenia conocimientos previos en criminalística o ciencias judiciales, porque fue muy preciso a la hora de borrar mi identidad, mi cara destrozada, mi huellas digitales borradas, mi tercera y cuarta costilla extirpadas, al igual que mis prótesis de silicona, ¡Vaya! Aquella persona de verdad no quería ser dictaminada por sus hechos. ¡No quería que supieran que era yo!



Días después un juez en Ibagué, condenó a 33 años y nueves meses de cárcel al coronel operativo de la policía José Joaquín Aldana por mi asesinato. Siempre fue el principal sospechoso, nunca me lo imagine, pero díganme, ¿Por qué habría de desconfiar de mi marido?

Basada en hechos reales.

martes, 7 de enero de 2014

Y ESPERO QUE TU NO PUEDAS ENTENDERME











He llegado a preguntarme, ¿Alguna vez volveré a ser realmente feliz? Siempre pasa algo; jodida vida.


Muchos me preguntan el por qué de mi tristeza, de mi depresión; lo hacen y piensan que para mi seria muy fácil explicarles algún acontecimiento o algo que haya escuchado para estar así, ellos lo esperan, pero seamos realistas, en la vida no hay nada sencillo, ni siquiera una explicación, aunque puedo intentarlo.









Así me obliga a ser la sociedad; lo se, puede sonar soso, pero es la verdad. Permito que esta me cambie pues es simplemente una necesidad mayor de parte de mis instintos. Mis entrañas me exigen melancolía, es algo que espero que tú no entiendas. En mi cabeza resuenan el fuerte eco de una melodía triste, que replica a cada instante que nada, ni nadie vale la pena. Mis pensamientos son atados por fuertes demonios que a cada momento aprietan sus cadenas. ¿Has escuchado acerca de los dones? Sí, esa habilidad que hace que las personas puedan hacer mas fácil algo; se supone que es un regalo, una bendición, en mi caso no es así. Eso que me hace de mente abierta, fluida e ingeniosa, eso que algunos llaman imaginación solamente es una senda a la condena; el don de la creatividad es envuelto y etiquetado por una hermosa caligrafía que dice “MALDITO”; y diariamente me lleva a perderme entre las sombras y a infringirme una larga tortura constantemente.






Yo camino sobre sendas oscuras, en todas las variedades de grises que puedas encontrar, y espero que tú no lo entiendas. Sufro a cada paso, pues bajo mis pies, miles de astillas son incrustadas profundamente y enterradas de por vida. Cuando me observo en un espejo no veo mi retrato, solo observo un monstruo, horrible y petulante; le hago preguntas, le exijo respuestas, pero él solo se que ahí, sentado, mirándome y riendo en silencio; pues él a igual que yo sabemos que mi destino no es más que el de vagar sola y melancólica por el resto de una vacía y torpe vida.






Me levanto cada mañana, respirando un aire impuro que en vez de aliviar mi dolor, solo lo agobia más; que en vez de curar mis heridas, solo le hecha sal para que ardan más. No puedo hacer nada; y espero que tú no lo entiendas. Siempre estoy cansada, siempre lo estaré; cansada de luchar, cada noche en la oscuridad, luchar con miles de demonios que me gritan y me incitan a hacerme daño.


Veo a las personas como tú, ¿Para qué? No se, buscando esperanza quizás, envidiándote. Envidio de que tu puedes volar, puedes sonreír sin fingir, envidio que tu no estés encerrado en una jaula desolada y fría como en la que me encuentro, como ésta en la que me estoy pudriendo. Consuelo mis instintos mas mundanos, solo por un pequeño intento de no sentirme vacía; por ejemplo, un cigarro llena más de lo que puedas imaginar; y espero que tú no comprendas; el calor del fuego que los consume, la ceniza en mi boca y ese humo que esculpe una figura de salvación frente a mi nariz, pero como todo lo que parece bueno en mi vida, al momento se esfuma y se prolonga aun más el sentimiento de vacio. Un vacio el cual es tan hondo que podría tirarme en el y morir de una manera bastante perturbante.


Sonrió por fuera, sí, una apariencia, una mascara quizás. Sonrió porque todos lo hacen, quiero encajar, quiero ser salvada, no deseo sufrir, me duele, pero me encanta. Creo que si las personas pudieran ver mi interior, nadie se me acercaría; lo noto siempre, cuando alguien empieza a conocerme bien, se aleja, siempre lo hacen, me temen.


¿Por qué no puedo se como tú? Estoy en el filo de una escalera de muchos peldaños, no importa si subo o si bajo, cada paso infringe en mi un castigo y cada uno es peor que el anterior; los demonios me invitan a superarlos, claro, para su diversión, pero dudo que pueda seguir con esto; no puedo más, solo quiero acostarme y llorar, esperar que alguien venga a salvarme. Sufrir es lo único que se hacer y espero que tú no puedas entenderme.


Miro a mi alrededor esperando que algo sorprendente suceda, pero no lo hace. Cada día es más negra la noche; más perturbante y siniestra. Ya no puedo mirar que se esconde detrás de las sombras, soy una niñita triste que esta buscando el camino a su hogar, estoy perdida en un laberinto, corro y corro y no encuentro nada más que paredes de piedras. Intento ignorar las voces, pero díganme ¿Cómo hago? ¡Son más fuertes que mis débiles pensamientos!. Pienso en dejarme llevar; acostarme y esperar que los monstruos vengan y me desmenbren, será doloroso lo aseguro, pero tan solo cuando terminen de comerse las viseras, quizás, solo quizá podre encontrar salvación, de lo contrario, vagaré por la vida, más vacía aun, con entes colgando de mis pies, haciendo mas difícil mi caminar, mas doloroso mi trayecto. No habrá felicidad; será absorbida por un agujero negro. “No puedes ser feliz”- dijo el dios de cascos, el dios con cuernos. No puedo hacer nada, tengo que seguir caminando y rogar a cualquier cosa que no sea tan malvada que acabe con este suplicio rápido.


Por eso mantengo triste, melancólica y decaída; por eso mi querido amigo, espero que tú no lo entiendas.